Esposa de antiterrorista cubano denuncia peligros para su compañero


Caracas, 5 oct (PL)– Olga Salanueva, esposa del antiterrorista cubano René González, denunció hoy los peligros que correrá la vida de su compañero a partir de la libertad supervisada que está obligado a cumplir en Miami.

En entrevista difundida esta tarde por la cadena multinacional TeleSur, Salanueva reiteró que a René, quien debe salir en libertad el próximo 7 de octubre, no se le permitió viajar a su país de origen, donde tiene sus familia y su vida.

«No sólo corre peligro en Miami», aseguró Olga, correría también peligro en cualquier estado de los Estados Unidos, porque allí todo el que se declare como luchador contra el terrorismo está en alto riesgo.

Explicó que tanto su esposo como los otros cuatro cubanos prisioneros de manera injusta desde hace 13 años, no se arrepintieron desde su encarcelación del camino escogido para tratar de defender y proteger a su pueblo de ataques terroristas.

Por eso, se le añadió el castigo de obligarlo a permanecer en un lugar donde se mueven libremente y actúan terroristas confesos.

Durante los años de prisión, ni René ni Olga pudieron verse, pues en todas las ocasiones que lo solicitó a ella se le denegó la visa para ingresar en el territorio estadounidense.

Todo se agrava más, añade la entrevistada, porque él no tiene un hogar en aquel país, y tampoco dispondrá de seguridad para su protección física, en medio de un ambiente provocador y hostil.

Solo habrá un oficial encargado por la justicia estadounidense de velar porque René cumpla lo legislado sobre su libertad condicional de tres años.

Interrogada en torno a los riesgos, recordó el historial de agresiones terroristas al pueblo cubano que tiene en su haber el estado norteamericano.

Ese terrorismo de estado contra nuestro pueblo ha costado más de tres mil vidas inocentes y lesiones y mutilaciones a más de dos mil, por actos cruentos, concebidos por ese país, todavía impunes.

Citó entre los más connotados el derribo del avión que cumplía viaje desde Barbados, el 6 de octubre de 1976, en el que murieron 73 personas, la mayoría jóvenes deportistas de la isla antillana.

También, más recientemente la cadena de atentados perpetrados contra instalaciones turísticas de la capital cubana, como el que causó la muerte al joven italiano Fabio di Celmo.

Podríamos hablar todos los días de los atentados y son muchas las familias que perdieron a sus hijos, hermanos y padres en crímenes de esa naturaleza, puntualizó.

Olga, quien está a la espera de la visa o de un permiso especial para poder reunirse con su esposo, plantea que ahora más que nunca no deben cejar en la lucha por la liberación de sus otros compañeros presos.

En lo personal, su familia pretende paliar la situación de castigo impuesta a su esposo, aunque es muy difícil, pues sus dos hijas también han hecho su vida en Cuba y sólo podrán visitarlo ocasionalmente.

No se han doblegado, concluyó refiriéndose a los cinco cubanos prisioneros, y seguiremos con más fuerza en la batalla. (Marta Gómez Ferral)

Esta entrada fue publicada en Antiterroristas, Familiares y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s