Las celdas se abrirán con solidaridad


«Gerardo Hernández nunca gozó
del derecho a un juicio justo,
ni por parte de los fiscales
ni de su propia defensa»
Leonard Weinglass

Nunca debieron ser encarcelados. El 12 de septiembre de 1998, el imperio arremetió su odio contra ellos porque se negaron a traicionar a su pueblo. Jamás voltearían la espalda a la Patria —reafirmaron luego en sus alegatos de defensa— por que la protegían desde las entrañas del monstruo.

Incluso evitaron actos terroristas planeados por el mismo monstruo imperial que atentaban contra vidas inocentes en el propio país norteño donde ahora cumplen exageradas e injustas condenas.

Sus nombres comenzaron a aparecer en la prensa cubana, acompañados de rostros juveniles. Gerardo Hernández Nordelo, René González Shewerert, Fernando González Llort, Ramón Labañino Salazar y Antonio Guerrero Rodríguez recibieron, a fuerza de resistencia, la admiración y el cariño de los cubanos. Se ganaron también el respeto de todas las personas de buena voluntad que en el mundo luchan por la justicia.

Pero han transcurrido 13 años. Los Cinco, con merecida condición de Héroes de la República de Cuba, continúan tras las rejas. Lucen otras cabelleras, mas se mantienen firmes en sus principios. A través de cartas, poemas y caricaturas transmiten aliento a familiares y amigos. Son el vivo ejemplo de dignidad.

Por la vía legal, se ha avanzado muy poco para lograr el excarcelamiento. Sobre todo por que el proceso judicial realizado contra ellos, de ningún modo debió acontecer en Miami. Sin embargo, la fiscalía no accedió a cambiar la sede. Le convenía más que el caso alcanzara la connotación política que deseaban.

Como bien advierte Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del Parlamento cubano en la VII parte de su serie de artículos La Historia no contada de los Cinco: «La Corte de Distrito del Sur de la Florida no es un tribunal internacional, ni tampoco un organismo de Naciones Unidas que tenga jurisdicción en asuntos que afecten las relaciones entre países. Tiene un deber muy específico, que es establecer si un determinado acusado es culpable o no de un cargo concreto.»

Siendo así, resultaba conveniente entonces valerse de ese contexto para imputarle a Gerardo Hernández Nordelo un crimen que no cometió. Como consecuencia recibió la ilógica y desmesurada condena de 15 años de prisión más dos cadenas perpetuas.

«Gerardo, quien quiso echarse la culpa de todo él solo, no se lo merece», como dijera meses atrás aquí en Santa Clara Irma Shewerert Mileham, madre de René. Sus otros cuatro hermanos tampoco debieron recibir el inmerecido castigo. Mas, en las actuales circunstancias el afán es ver realizado el sueño de que los Cinco regresen libres, juntos, a Cuba. Para lograrlo, urge recurrir a los recursos legales que restan para probar la inocencia de Gerardo.

Al respecto, durante días recientes, se ofreció una actualización de la situación de los antiterroristas cubanos en Estados Unidos. Según publicó el diario Juventud Rebelde, el grupo de abogados considera haber hecho grandes progresos en esta dirección.

Richard Klugh, especificó en una entrevista difundida por Radio Habana Cuba que la solicitud de Hábeas Corpus presentada para Gerardo en marzo, sobre la base de nueva evidencia, recibió la réplica del gobierno norteamericano el pasado 25 de abril oponiéndose a su solicitud. El jurista explicó que como respuesta a esta oposición de Washington, el equipo legal de Hernández Nordelo ha presentado una exhaustiva réplica, así como memorandos y affidavits* adicionales. O sea, documentos escritos que constituyen una declaración voluntaria y verdadera del declarante (la persona que lo firma).

El diario de la juventud cubana informa, además, que en relación con Antonio Guerrero Rodríguez, la réplica presentada se basa en el enfoque del uso de empleados de Radio y TV Martí pagados para publicar textos perjudiciales a los Cinco durante el juicio celebrado en Miami.

De tal manera se pretende demostrar la existencia de evidencias aparecidas gradualmente y que demuestran cómo el gobierno de los Estados Unidos se propuso perjudicar a los cinco cubanos durante el juicio con la publicación de artículos dirigidos a incitar la hostilidad.

En su momento, idénticos recursos de Hábeas Corpus serán aplicados para Ramón y Fernando. No obstante, conocidas las maneras y el exceso con que se violan la legalidad y la justicia norteamericana, unido al gran muro de silencio que existe en los medios de comunicación más poderosos, el reclamo de libertad para los Cinco luchadores antiterroristas debe acrecentarse a través de la solidaridad internacional.

Sus familiares lo solicitan en cada foro al que asisten y a los hombres y mujeres del planeta sensibilizados con la noble causa que ellos defienden les corresponde multiplicar el grito de: ¡Libertad!, hasta lograr abrir sus celdas.

* Existen pocos requisitos que debe contener un affidávit. En la mayoría de las jurisdicciones, un affidávit debe contener el nombre del declarante y su dirección física y estar firmado por dicho declarante, testimoniado y notariado. El contenido sustantivo de un affidávit debe limitarse a que le consta que es cierto lo que declara, debido a la observación o experiencia. También es importante recordar que, por definición, un affidávit es una declaración voluntaria. Lo que significa que a una persona no se le puede exigir que firme un affidávit de parte de un juez o cualquier tercero.

Esta entrada fue publicada en Antiterroristas, Gerardo Hernández Nordelo, Los 5 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s